compartir
con:

Nutrición saludable

Bebidas deportivas: ¿Son necesarias para hacer ejercicio?

Las bebidas deportivas o isotónicas son líquidos que se utilizan cuando es recomendable reponer pérdidas de agua, azúcares o electrolitos de forma rápida, después de una actividad física de alta intensidad.

Este efecto, por lo general sucede cuando se realiza una actividad física o deporte de gran esfuerzo físico y mental, en un promedio de tiempo igual o mayor a los 90 minutos. En este lapso de tiempo, el cuerpo se activa, el corazón se acelera, el cuerpo irriga más sangre de lo normal, los músculos trabajan a ritmos superiores a los habituales haciendo que el organismo reaccione comenzando a sudar, perder agua y sales que al no ser reemplazadas correctamente y en tiempos adecuados pueden producir deshidratación.

Por ello, se recomienda compensar esa pérdida ingiriendo las conocidas bebidas deportivas que cumplen la función de recuperar energía por su alto contenido de electrolitos como sodio, potasio, magnesio, calcio, agua y el ingrediente extra, los carbohidratos que proporcionan calorías suficientes para recargar energía. Esta combinación reemplaza los líquidos del cuerpo más rápido que el agua.

Existen distintos tipos de bebidas deportivas que aportan en mayor o menor cantidad algunos componentes, entre ellas se puede nombrar:

  • Bebidas isotónicas: Son de asimilación rápida a diferencia de las otras, debido a su composición, proporcionan niveles óptimos de hidratación y recarga de energía, concentran azúcares entre 4 y 8 gramos por cada 100ml y sales minerales similares a las de la sangre que circula en el organismo. Son ideales para beberlas después de un ejercicio intenso, desgaste muscular y alta traspiración. Disminuyen la sed.
     
  • Bebidas hipotónicas: Son ideales para aplacar la sed y recomendadas cuando se realizan actividades físicas de baja intensidad y poca sudoración porque la pérdida de líquidos y electrolitos es mínima. Contienen menos de 4g de azúcar por cada 100ml y tiene una baja presión osmótica. Evita la deshidratación.

Tome en cuenta que el consumo de las bebidas isotónicas debe ser esporádico, evite que su consumo se convierta en un hábito porque la ingesta excesiva puede producir una dosis extra de calorías vacías. Trate de beberlas cuando realice ejercicios físicos de gran esfuerzo o en situaciones donde la pérdida de líquido es extrema.

Derechos Reservados © Grupo Asegurador Alianza
Desarrollado por Nova Interactiva SRL